FANDOM


esta es la primera parte del capitulo el resto lo añadire poco a poco

Historia

Los días pasaban sin complicaciones. Okinawa volvió a la base de la armada situada a tan solo trescientos metros de su pueblo. Para proteger a Joanne dijo que los piratas le habían apresado pero que habían escapado sin ningún problema y de que ellos habían escapado en dirección al calm belt. La armada les dio por muertos pensando que habrían sido devorados por algún rey del mar y eso les ayudo gracias a que nadie buscaría a una tripulación pirata que habría muerto y nadie pensaría que se ocultarían tan cerca de una base de la Armada.

En el interior de la cueva en el que estaba el navío había un pequeño túnel que llevaba a al bosque y que podían utilizar para ir al pueblo a comprar comida y conseguir materiales para reparar su maltrecho barco. En toda la zona poca gente a parte de Okinawa conocían la existencia del túnel gracias a que estaba en la zona más densa y profunda del bosque.

Al séptimo día a Okinawa por fin pudo salir de la base de la armada para volver a su pueblo a descansar. Lo aprovecho para ir a ver a su amada Joanne en el campamento que habían montado en la cueva.

-Okinawa tengo que darte una noticia que espero que te guste-dijo Joanne con tono serio

-¿ocurre algo Joanne?-pregunto Okinawa

-mira iré directa al grano, estoy embarazada-respondió Joanne

-¿embarazada?, ¿de quién?-pregunto Okinawa

-de ti-respondió Joanne –me parece que aquella noche después del banquete hicimos que una nueva vida se gestara en mi interior, la vida de nuestro futuro hijo

-no puedo creerme que vaya a ser padre-dijo Okinawa que al final hizo una sonrisa -, estoy seguro de que nos encontráramos y de que nos enamoráramos fue cosa del destino

-eso parece-

-si voy a ser padre no permitiré que vivas en esta cueva, tú tienes que vivir en el pueblo junto a mí-

-¿estás seguro?-

-nunca he estado más seguro en mi vida, y si quieres puedes llevar a vivir ahí a toda tu tripulación-

-no creo que sea una buena idea, si de repente docenas de personas aparecen para vivir en el llamaríamos mucho la atención de la gente y de la armada-dijo Joanne

-no te preocupes capitana, por ahora debes de vivir en un lugar tranquilo para que puedas gestar tranquilamente a vuestro futuro hijo-dijo el segundo de abordo de la tripulación. Todos los piratas le apoyaron.

-está bien chicos si insistís tanto no tengo otra opción que mudarme al pueblo-dijo Joanne con una sonrisa. Okinawa le dio un beso en la boca y la llevo a su pueblo que era bastante grande, todos los habitantes eran muy agradables y amables acogiéndola con gran alegría siendo aun mayor cuando Okinawa les dijo que ella estaba embarazada y que serian padres. La casa de Okinawa era un edificio acogedor con un par de plantas y un desván en lo alto. En el exterior del edificio habían colgando banderas con el emblema de la Marina.

Pasaron nueve meses y la tripa de Joanne era cada vez más grande y era cuestión de unos días que naciera el vástago. Un día se avisó a la base de la marina del pueblo de la llegada de un Vicealmirante de la armada. Todos los marines incluidos Okinawa se presentaron en el puerto de la base. El enorme barco del vicealmirante por algún motivo el mascaron de proa de la nave era la cabeza de un perro sosteniendo un hueso. Poseía un elevado número de velas además de poseer también muchos cañones. En la cara de todos los marines se veía el nerviosismo de ver por primera vez a un miembro de alto rango.

De la nave bajo un hombre bastante alto y de gran pecho con una máscara de perro que hacía difícil ver sus ojos, tenía una barba blanca con algunas canas ya visibles. El vicealmirante marcho con los hombres de la base firmes. Se detuvo y miro a Okinawa

-¿usted es el hombre que fue atrapado por los piratas y logro escapar?-pregunto el vicealmirante

-así es-dijo Okinawa con voz firme

-venga conmigo y hablemos-dijo el vicealmirante

-¡si señor!-dijo Okinawa en firme posición

-no hace falta que me llame señor, mi nombres Monkey D Garp-dijo el vicealmirante. Los dos anduvieron por la base

-déjame Okinawa, ¿tiene usted esposa?-

-sí, se llama Joanne y está embarazada de nuestro primer hijo-

-ja ja, me gusta oír que un buen hombre como usted tendrá un hijo-dijo Garp riéndose –yo también tengo un hijo y un par de nietos

-¿Cuáles son sus nombres?-pregunto Okinawa

-el mayor se llama Ace y pequeño Luffy- respondió Garp –dentro de un par de años me encargaré de entrenar al pequeño para que sea un fuerte Marine

Un hombre apareció corriendo y se plantó enfrente de Okinawa

-uff uff, su mujer ha roto aguas-dijo el pobre hombre con falta de aliento

-¡Mi hijo va a nacer!-exclamo Okinawa

-¡entonces ve y asiste al nacimiento de tu hijo!-grito Garp. Okinawa salió corriendo a su casa con gran a celeridad saltando sobre carros para ganar tiempo. Llego a su casa pero ningún médico estaba presente

-¿Dónde está el medico?-

-no está señor, esta mañana salió para ayudar a un niño de un pueblo vecino y hasta dentro de un par de días no volverá-dijo el sirviente. Okinawa estaba cada vez más nervioso, en el rostro de Joanne se veía el dolor que sentía

-coja a su mujer Okinawa y llévelo a la base-dijo Garp que apareció por sorpresa –estoy seguro de que alguno de los enfermeros podrá dar a luz a su hijo

Okinawa estuvo durando de llevar a su amada a una base de la armada teniendo en cuenta de que ella es una pirata, al oír los gritos de Joanne dejo de dudar y la cogió. Cargo con ella llevándola sobre los dos brazos. Corrió bien rápido. La gente se apartaba dejando paso a Okinawa que corría con sudor cayendo de su rostro. En menos de un minuto llego a la base de la marina y a pesar de las reticencias del jefe de la base al final por orden de Garp tuvo que dejar que el mejor enfermero de que disponían se encargara del parto.

Mientras Garp salió a mirar el mar pensativo “no me creo todavía que la hija de ese hombre este ahora mismo dando a luz al hijo de una pirata y de un marine. Pero aun así no puedo dejarla libre sería demasiado peligrosa como una pirata libre” pensó Garp antes de volver a entrar. Las horas pasaban y la noche llego, la luna llena y las estrellas iluminaban toda la zona. El hijo de Joanne finalmente nació ante la presencia de Okinawa y Garp.    

-os felicito es barón-dijo el medico

-¿Qué nombre le pondréis?-pregunto Garp

-mi padre me dijo que si hubiera sido chico me habría llamado Kuzunoha-dijo Joanne

-entonces su nombre será Kuzunoha-

-¿conque Kuzunoha NewGate?, es un buen nombre para el nieto de Barba Blanca-dijo Garp

-¡¿espera que?!-exclamo Okinawa. Las puertas se abrieron y entraron muchos marines armados con rifles. Dos cogieron a Okinawa y otro al recién nacido entregándoselo a Garp.

-lamento mucho hacer esto Okinawa pero tu esposa es Joanne NewGate la hija de Barba Blanca-dijo Garp

-¡no puedes hacer esto!-grito Okinawa

-ya lo he hecho-respondió Garp -¡lleváoslo de aquí, seré bueno contigo y no te arrestare porque estuviste cejado por el amor!

Los marines echaron a Okinawa de la base. Él  no sabía que hacer se encontraba completamente desesperado así que fue corriendo hacia la cueva en la que se encuentran los piratas. Al llegar se encontró con un barco de la armada enfrente de la entrada de la cueva. Al entrar por el túnel se encontró con docenas de marines apresando a los piratas de Joanne. Por suerte ellos no se dieron cuenta de su presencia por lo que pudo arrastrarse con cuidado hasta el barco pirata que estaba perfectamente arreglado. Al subir a la nave fue directo al polvorín donde cogió un par de bombas. Salió a la cubierta y se puso sobre la barandilla de la zona de estribor

-¡he vosotros!-grito Okinawa lanzando las bombas contra los marines. Aprovechando las explosiones los piratas se subieron a bordo de su barco

-¿Dónde está nuestra capitana?-pregunto el segundo de abordo

-ha sido apresada, debo de rescatarla pero necesitare vuestra ayuda-dijo Okinawa. Subieron las anclas y salieron de la cueva encontrándose con el barco de la marina al que sin darle tiempo a reaccionar dispararon con sus cañones dejándole fuera de combate con todo el lado de babor destrozado. Sin miedo la nave se dirigió en dirección a la base de la marina para rescatar a su capitana y si es posible a su hijo.

-vale Okinawa, tu rescataras a nuestra capitana mientras nosotros le hacemos frente a los barcos de la armada pero tendrás que hacerlo cuanto antes-dijo el segundo de abordo

-la salvare no tengáis ninguna duda aunque la muerte sea el precio a pagar-dijo Okinawa

-ya sabes que si lo haces no podrás seguir siendo de la marina-

-no me importa-dijo Okinawa, del polvorín saco un buen número de bombas, una bazuca, cuatro pistolas y una escopeta. En cuanto se acercaron a la orilla Okinawa salto del barco y salió corriendo en dirección a la base de la marina al igual que los piratas. La puerta de la base estaba cerrada pero de un disparo del Bazuca sirvió para abrirla y llamar la atención de todos los marines. La explosión se sintió por toda la base, en los calabozos se encontraba Joanne encadenara de manos y pies “Okinawa, has venido a rescatarme, eres claramente un loco” pensó Joanne, desde el mar la tripulación pirata disparo sus cañones contra los barcos de la armada inutilizando a unos cuantos. Garp estaba en el interior de su barco con Kuzunoha en brazos.

-¿Qué ha sido eso?-pregunto Garp

-son los piratas señor están atacándonos y según nos cuentan el oficial Okinawa se está abriendo paso hacia los calabozos-respondió un soldado

-pequeño Kuzunoha me parece que tus padres han venido a por ti, pero ellos son unas malas influencias que no voy a permitir que te corrompan-dijo Garp. Okinawa siguió avanzando hasta los calabozos liberando a Joanne

-Okinawa, has venido a rescatarme a pesar de que no te dijese que mi padre es el pirata Barba Blanca-dijo Joanne

-eso no me importa, tu eres mi amada-dijo Okinawa -, pero ahora no es momento de hablar tenemos que rescatar a nuestro hijo de las manos de Garp

-tienes razón-dijo Joanne. Los dos fueron hasta el muelle de la base, en el habían docenas de marines plantados, les apuntaban con los cañones de los barcos. En el medio estaba el de Garp. Okinawa y Joanne se dieron la mano. Corrieron contra los soldados peleándose con ellos, muchos soldados salían volando. Los cañones disparaban sus balas que destruían el muelle con explosiones. Okinawa se subió a uno de los barcos y le lanzo una bomba dentro. La explosión destruyo todo el navío. Las llamas cayeron sobre los otros causando incendios en sus cubiertas incluyendo en el de Garp.

-¡en él está nuestro hijo!-grito Joanne

-¡tranquila yo lo salvare!-grito Okinawa corriendo hacia el barco de Garp. Se subió en el pero del suelo se salió algo de repente. Era Garp con Kuzunoha entre sus manos, aterrizo en el muelle.

-no sé si os habéis dado cuenta de que eso casi mata a vuestro hijo-dijo Garp –ha parte de que habéis causado un incendio en mi barco

-¡Garp devuélveme a mi hijo!-grito Joanne

-lo siento pero no sois dignos de este pequeño-dijo Garp

-¿Cómo?-pregunto Okinawa

-ninguno de los dos sois una buena influencia para él, lo mejor sería que encarguéis su futuro a mí-respondió Garp. Joanne cargo contra el vicealmirante golpeándole en la cara. Kuzunoha salió volando pero Okinawa con buenos reflejos le cogió antes de que cayera al suelo. Joanne continúo golpeando a Garp lanzándole al interior de la base de la marina. Joanne cayó agotada al suelo

-¡Joanne debes de marcharte!-grito Okinawa –por favor márchate o acabaran con tu vida

-está bien Okinawa pero antes-dijo Joanne acercándose a un barco de la marina en llamas. Lo cogió con las manos y haciendo uso de sus últimas fuerzas lo levanto y lo lanzo contra la base de la marina destruyendo la mitad. El navío pirata se acercó y Joanne se subió en el con su hijo en las manos, se lo entregó al médico de la tripulación

-asta siempre Okinawa nunca te olvidare-dijo Joanne con lágrimas en sus ojos, el barco partió.

Un disparo alcanzo el hombro de Okinawa haciéndole caer al suelo, detrás apareció un grupo de marines, de entre los escombros de la base salió Garp con algunas heridas y con la ropa echa jirones

-¿Cuáles son sus órdenes señor?-pregunto un marine

-perseguiremos al barco pirata y lo hundiremos junto a toda su tripulación-respondió Garp –y con el traidor quiero que lo apreséis y ya ordenare lo que hacer con el cuándo vuelva

Dos marines cogieron a Okinawa mientras Garp subía a su barco que había dejado de estar en llamas por los marines que lo habían apagado. El barco Zarpo y Garp se puso en la proa.

-no dejare que les hagáis nada-dijo Okinawa, con sus últimos esfuerzos se deshizo de los Marines que le apresaban, se abrió paso a golpes ignorando el sangrado de su hombro por el balazo. Dio un sprint y de un salto se cogió a un ojo de buey de uno de los cañones del barco antes de que se alejara demasiado. Los marines le disparaban tratando de alcanzarle para que se soltara pero antes de que eso sucediera logro entrar al barco de Garp. Mientras Okinawa se dirigía hacia la cubierta el Vicealmirante estaba en la proa del barco con unas balas de cañón a su lado y una cadena que se las llevaba

-es hora de hundir a esos piratas-dijo Garp haciendo crujir su brazo derecho, cogió una de las bolas y la lanzo con una monstruosa fuerza perforando una de las velas del barco pirata. Por suerte Muchas balas caían en el agua gracias a que la noche disminuía la visibilidad y hacían que Garp no pudiese apuntar con mucha facilidad.   

-tarde o temprano os alcanzare-dijo Garp

-no te permitiré que hundas a mi familia vicealmirante Garp-dijo Okinawa detrás de el con su cuerpo ensangrentado y lleno de cortes de espadas y de disparos provocado por rifles y pistolas.

-eres tozudo-dijo Garp dándose la vuelta –pero no tengo otra opción es mi deber como marine

-¡hoy no podrás hacerles nada!-Grito Okinawa corriendo hacia Garp, le lanzo un puñetazo a la cara y cogiéndole por el brazo lo lanzo contra el suelo

-aun con tus heridas sigues luchando-dijo Garp levantándose

-¡acabare con tu vida si es necesario Garp!-grito Okinawa. Garp con furia le golpeo en la cara y le lanzo otros golpes al estómago rompiéndole un par de costillas. Okinawa siguió en pie y de una patada lanzo a Garp contra el mástil principal

-deja de resistirte Okinawa, así solo lograras que te pongan un castigo más grave-dijo Garp

-no me importa-dijo Okinawa, se abrió la camisa mostrando las bombas que aún no había usado y se dio la vuelta -¡¡Joanne por favor búscale un hogar adecuado a nuestro hijo para que crezca alejado de la marina y de la piratería, siempre te he amado por favor perdóname por lo que estoy a punto de hacer!!

Joanne escucho esas palabras con lágrimas en sus ojos

-¿Qué es lo que vas a hacer?-pregunto Garp. Okinawa saco un mechero y encendió la mecha de las bombas -¿no vas a?

-si eso es lo que voy a hacer-respondió Okinawa, de una patada abrió un agujero en el castillo de proa y salto dentro. Segundos después una inmensa explosión voló toda esa zona del barco. Joanne cayó al suelo derramando lágrimas sabiendo que Okinawa se avía sacrificado para salvarles la vida


 

 To be Continued

Kuzunoha llego a los diez años de edad y un misterioso cofre con la Zoan Vulpes-Vulpes ara que su vida cambie para siempre

La Maldicion de la fruta Vulpes-Vulpes

 

 Anterior Capitulo: La Pirata y El Marine

 

 

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar