FANDOM


El más

grande y legendario pirata que haya jamás surcado los mares, el bucanero bajo el nombre de Gold D Roger, que fue el único hombre capaz de conquistar el Grand Line y del que se dice que reunió un tesoro enorme. Sorprendentemente y ante el estupor de todo el mundo, disolvió su tripulación y se entregó a la marina. En su ciudad natal, Loguetown, fue ejecutado, pero sus últimas palabras provocaron un furor que llevo a una época de piratería de la que no existía precedente alguno, un gran número de ellos partieron al Grand Line por un único propósito, hacerse con el One Piece, el legado de Roger, por lo que se considera que el bucanero que se haga con él será nombrado nuevo rey de los piratas.

Hace 15 años en el mar del este un gran navío pirata de negras velas, estaba siendo perseguido por un intimidante buque de la marina, en el barco de la Marina el oficial al mando se llamaba Okinawa, un hombre de una voluntad inquebrantable a la hora de dar caza los piratas y que le llevo a ser uno de los mejores oficiales de la Armada en el East Blue ganándose el respeto de muchos marines de dicho mar

-¡venga chicos vayamos más deprisa no quiero que esos piratas se escapen!-gritaba Okinawa encima de la torreta del castillo de proa mirando fijamente el navío pirata. Que cada vez estaba más cerca. Poco a poco estaban más próximos a su objetivo y el cielo se nublo con negras nubes de tormenta

-¡señor de un momento a otro estallara una tormenta lo más precavido seria retirarnos!-aconsejo un marine

-¡jamás me retirare a la hora de cazar piratas!-grito Okinawa -¡disparad los cañones!

Los cañones de la nave dispararon al navío pirata, los disparos fallaban cayendo cada uno a pocos metros del objetivo debido a que el mar estaba cada vez más embravecido y desviaba los cañones cuando apuntaban. Al final uno de los proyectiles impacto en la cubierta del barco pirata derribando su mástil principal que cayó al agua.

-¡ahora embestidles y abordemos la nave para detenerles a todos!-grito Okinawa. El barco de la armada embistió a la nave pirata y decenas de marines saltaban armados con sables y pistolas, otros cuantos se arrimaban a la borda para apuntar con sus rifles a la cubierta enemiga y ofrecer fuego de cobertura a los que por el buque pirata se abrían paso. Okinawa sin ser menos también agarro una cuerda y salto a la nave pirata

-¡venga mis valientes debemos de arrestarles y si alguno se resiste acabad con su vida!-grito Okinawa golpeando a un pirata dejándole inconsciente. Mientras la marina y los piratas se enzarzaban en un fiero combate, el mar estaba cada vez más removido y las nubes tronaban con fuerza lanzando relámpagos. El oficial Okinawa se abría paso hasta el castillo de popa para buscar al capitán de la nave y al entrar en su interior vio a una bella mujer de largo pelo rojo como el fuego y ojos de color verde turquesa. Estaba sentada en una silla en equilibrio por las patas traseras, sus piernas estaban sobre la mesa cruzados, estaba más concentrada en una botella de Ron en su mano  

-¡ordeno que me digas donde está el capitán de vuestra tripulación!-grito Okinawa a la pirata que seguía bebiéndose a morro la botella de Ron ignorando olímpicamente al oficial de la armada que la estaba gritando. Okinawa saco una pistola y reventó la botella de un disparo

-no tenías por qué haber destruido mi botella, era la última botella de Ron que me quedaba-dijo con voz calmada la pirata levantándose con total tranquilidad, como si no estuviera pasando nada

-¡¡te lo volveré a preguntar pirata!! ¡¿Dónde diablos esta tu capitán?!-grito Okinawa amenazándola con su pistola

-ahora mismo estás hablando con el capitán de esta nave o mejor dicho con la capitana-dijo la pirata

-¿tú eres la capitana?-Okinawa se quedó bastante sorprendido

-¿Qué pasa es que una mujer no puede ser capitana pirata?-pregunto la capitana con tono desafiante –si quieres saber mi nombre te diré que me llamo Joanne o mille y soy la que dirige el cotarro en esta intrépida banda de piratas

-bien Joanne o mille ahora te vendrás conmigo y te encerrare en prisión para que pases ahí a la sombra muchos años a no ser que decidan ejecutarte en el campo de fusilamiento o colgada en la horca-dijo Okinawa. Joanne sonrió y de un rápido movimiento pateo la mano de Okinawa para quitarle la pistola y de un fuerte puñetazo le hizo atravesar la pared mandándole a la cubierta de la nave donde los piratas y la armada seguían combatiendo con serias bajas de ambos bandos por la cubierta pirata.

-eres más fuerte de lo que pareces eso me gusta-dijo Okinawa levantándose con una sonrisa de oreja a oreja

-y tú eres bastante duro, muchos hombres no habrían podido levantarse de nuevo después de ese puñetazo y de haber atravesado una pared de madera mucho menos-dijo Joanne o mille cruzando sus brazos

-ten cuidado pirata porque aunque seas una mujer no seré blando contigo-dijo Okinawa lanzándose contra la capitana pirata lanzándole una patada que ella ágilmente esquivo saltando sobre el marine, la patada atravesó el suelo pero no le costó nada sacar el pie. La pirata con una mano levanto un barril y lo lanzo contra Okinawa que lo destrozo de un puñetazo como si nada.

-me complace que no vayas a ser blando conmigo, la verdad es que odio que sean blandos conmigo solo porque yo sea una mujer-dijo Joanne lanzando un puñetazo a Okinawa que lo paro con la palma de la mano izquierda. Okinawa lanzo un rodillazo directo al estómago de la pirata y de un puñetazo a su barbilla la envió contra el mástil de popa. Joanne se levantó sin problemas y sin casi heridas a pesar de los fuertes golpes.

-eres bueno muy bueno-dijo Joanne. –pero no lo suficiente como para poder derrotarme marine

-eso ya lo veremos dama pirata-dijo Okinawa sacando el sable para intentar a atravesar a la capitana pirata, Joanne lo evadió grácilmente y el sable quedo clavado en el mástil. Joanne de un puñetazo rompió la espada. Se puso de espaldas y cogió el brazo del marine empezando a darle potentes codazos en el tórax tirándole poco después al suelo.  

-impresionante-dijo Okinawa levantándose un poco dolorido –nunca vi a una mujer que poseyera tal fuerza

-que sepas marinerito que soy la pirata más fuerte de los cuatro mares-dijo Joanne. Antes de que pudieran seguir combatiendo un relámpago cayó sobre el buque de la Armada causando un incendio bastante grave.

-¡mi barco!-grito Okinawa

Muchos marines estaban intentando volver a su barco para intentar apagar las llamas que se comían el barco y que amenazaban con hacerlo estallar si llegaba a la santa bárbara (lugar donde se guarda la pólvora). Una fuerte ola apareció sobre la zona de babor de la nave pirata separándola del navío de la armada y llevándose a numerosas personas que estaban en las cubiertas. Los piratas aprovecharon la situación para escapar mientras los marines trataban de extinguir las llamas. Pero ninguno de las tripulaciones se dio cuenta de que sus capitanes también cayeron al mar. Pasaron horas hasta que la tormenta apaciguo y el mar volvió a la calma quedando en el lugar escombros y los cadáveres flotantes de los piratas y marines que cayeron al agua arrastrados por la gran ola. Una mano salió del agua agarrándose a un tablón de madera, era la capitana Joanne que estaba sujetando algo con la otra mano. Saco a Okinawa completamente inconsciente. Lo puso sobre un tablón y comenzó a golpear su pecho con fuerza.

-te ordeno que no te mueras-dijo Joanne. Okinawa escupió agua y abrió los ojos

-¿Qué ha pasado?-pregunto el marine

-hemos caído al agua arrastrados por una ola que por el combate no vimos que se abalanzaba sobre nosotros-respondió Joanne  

-¿y nuestros barcos?-

-se marcharon pero tranquilo mi barco volverá a por mí-

-¿Cómo estas tan seguro de que tu tripulación no te habrá dado ya por muerta?-

-he salido de situaciones todavía peores-dijo Joanne -, lo único que podemos hacer ahora es quedarnos aquí y esperar a que vuelvan a por mi

-no me puedo creer que este en esta situación-dijo Okinawa mirando al horizonte sin ver el más mínimo rastro de alguna isla o barco mercante

-alégrate de continuar con vida-dijo Joanne

-nosotros continuamos con vida pero muchos de mis hombres han perecido al igual que algunos de los tuyo-dijo Okinawa decaído mirando los cuerpos de los difuntos

-ya tendremos tiempo de llorarlos cuando salgamos de aquí-dijo Joanne

-si hubiera seguido el consejo de desistir cuando se acercó la tormenta ahora mismo no estaríamos en esta situación y mis hombres y los tuyos seguirían con vida-dijo Okinawa con lágrimas en sus ojos –. Si salgo vivo de esta situación dejare la armada

-no seas tan melodramático-dijo Joanne -, no es culpa tuya la muerte de los hombres que estaban a tu cargo, no sabías que esto podría llegar a suceder

-tienes razón-dijo Okinawa -.yo quisiera preguntarte, -¿porque has salvado mi vida cuando podrías haber dejado que muriera ahogado?

-puede que yo sea una pirata pero no soy tan canalla como para permitir que alguien muera sin que yo pueda hacer nada al respecto aunque sea un miembro de la armada que haya atacado a mi barco y mi tripulación-dijo Joanne

-puede que me haya hecho una idea equivocada de los piratas y no todos seáis unos desalmados que asesinan y roban sin piedad como me dijeron los instructores de la armada-dijo Okinawa –. Por cierto tengo que admitir que tienes una fuerza que está muy por encima de lo común, quizás deberías dejar esa vida de piratería y unirte a la armada podrías capturar a un gran número de criminales y hacer este mar más seguro

-¿estarás de broma?, yo no pienso nunca dejar de ser una pirata ni hoy ni nunca, solamente dejare de serlo el día que me vaya de cabeza al infierno-

-¿dime porque te convertiste en una pirata?-

-¿Por qué me convertí en pirata?-pregunto Joanne -, hace cinco años cuando todavía era una mocosa de 13 años vi los últimos instantes del rey de los piratas, Gold D Roger. Escuche con mis propios oídos como decía que su tesoro estaba oculto en el límite del Grand line antes de que le atravesaran con lanzas y que su sangre corriera por la madera del patíbulo cayendo un chorro al suelo-contesto Joanne –. Aquel día me propuse que me convertiría en pirata al igual que mi padre y que entonces iría en busca de ese tesoro

-espera un momento, has dicho que hace cinco años tenías 13 años por lo que ahora tienes 18-dijo Okinawa

-así es-afirmo Joanne

-no me puedo creer que a pesar de ser tan joven tengas una fuerza tan alta y que además seas capitana de una tripulación de piratas-dijo Okinawa con cara de asombro –y encima eres una chica tan bella

-por favor no me digas eso-dijo Joanne sonrojándose

–por algún extraño motivo comienzo a estar enamorado de ti-dijo Okinawa

-yo noto lo mismo-dijo Joanne. Los dos se cogieron de la mano. Una hora después en el horizonte a un par de kilómetros se divisaba el barco de Joanne con el mástil principal arreglado.

-lo mejor será que te tapes los oídos-aconsejo Joanna

-¿Por qué?-pregunto Okinawa

-tu tapate los oídos si no quieres quedarte sordo-insistió Joanna. Okinawa se tapó los oídos. Joanna cogió aire profundamente llenando sus pulmones

-¡¡¡aquí estoy mis Nakamas venid a recogerme!!!-grito Joanna consiguiendo que le oyeran a más de dos kilómetros de distancia. Okinawa se quitó las manos de los oídos impresionados

-tu grito ha sido el más alto que he oído en mi vida-dijo Okinawa. Cuando el barco estaba a menos de cien metros de ellos del mar emergió un enorme monstruo marino de más de veinte metros poco común en el East blue pero como estaban al borde del calm belt no era de extrañar que estuviera ahí

-¡no va a devorar!-grito Okinawa

-no lo creas-dijo Joanna, se subió sobre Okinawa y dio un increíble salto, de un puñetazo directo a la boca del monstruo le sirvió para acabar con su vida. El monstruo cayo quedando su cuerpo inerte flotando sobre el agua

-¿pero de donde sacas tu semejante poder?-dijo Okinawa

-¿esto?, lo he heredado de mi padre que posee una fuerza mayor a la mía se podría decir que él es el hombre más fuerte del mundo-dijo Joanne. Los dos subieron al barco, todos los piratas apuntaron a Okinawa con sus pistolas y rifles, la capitana les convenció diciendo que se habían hecho amigos y que no era necesario apresarle.

Se observó el mástil principal arreglado con prisas utilizando clavos y planchas de madera, daba la pinta de que no aguantaría mucho tiempo si no recibía una reparación completa. Bajo la línea de flotación hubo entradas de agua que fueron selladas a tiempo utilizando pequeñas planchas de madera. La capitana fue informada de que sería necesario mucho tiempo hasta que pudieran partir hasta el Gran Line. También la informaron de que los marines que no pudieron volver a su nave y que sobrevivieron, fueron encarcelados en las cubiertas inferiores a la espera de las órdenes de la capitana de qué hacer con ellos.

-¡escuchadme chicos, los marines atrapados serán soltados en el lugar adecuado para que vuelvan con sus familias que estarán preocupados por ellos, no es mi deseo dejar viudas y huérfanos!-ordeno la capitana Joanne. A la llegada de la noche hubo banquete en la cubierta de la nave para celebrar que Joanna y Okinawa se habían enamorado.

Esa misma noche después del banquete Joanne ordeno al segundo al mando que se encargara de que el barco se dirigiera a la base marina que estuviera más cerca, todos los marines excepto Okinawa se montaran en botes para que remaran hasta la base. Un par de días después la tripulación encontró el lugar perfecto para esconderse. Nada más ni nada menos que en el interior de la cueva de un acantilado a solo dos kilómetros del poblado en el que vivía Okinawa, sobre todo porque había una base de la marina en ella y según como dijo Joanne ¿Quién buscaría unos piratas tan cerca del enemigo?.

To be Continued

la capitana Pirata Joanne o Mille y el oficial de la Armada Okinawa tienen un hijo pero la madre pirata tendra que verse obligada a escapar con sus piratas

El Nacimiento del Vastago de la Pirata y El Marine, la fuga de los piratas de Joanne 

 


¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar