FANDOM


Saga del Primer Viaje

Arco del Amanecer del Romanticismo

Piratas Alquimia
Piratas Alquimia portrait.png
Información
Nombre Japonés 錬金術の海賊団
Nombre Romanizado Renkinjutsu Kaizokudan
Capitán Albertzinni Magnus
Navío Sulphur Lion
Última Localización Flaskma
Estado Activa
Primera aparición Capítulo 1
Creador El Principe

En esta página está la historia completa de la aventura de la banda desde su comienzo.

Saga del Primer Viaje

Arco del Amanecer del Romanticismo

Capítulo 1: Naufragio

Llevaba ya como varios días desmayado en pequeño barco de pesca al que yo, cariñosamente, llamaba Little Raven; cuando por suerte o desgracia acabé naufragando en una isla muy extraña. Desperté y alguien me estaba hablando, no sabía quién era y le pregunté dónde estábamos, el muchacho me respondió que me encontraba en Isla Alba. Todas las plantas de la isla eran color blanco, y, cuando el sol daba, molestaba a la vista. El muchacho se me presentó como Dante, además me dijo que debíamos escondernos ya que en esa isla estaba el escondite de un grupo de bandidos.

Al escondernos tras unas blancas plantas, al lado de un camino, se podían ver a unos hombres transportando objetos valiosos hacia lo que parecía una cueva. Le pregunté a Dante por curiosidad qué hacía en la isla, aunque no me respondió. Cuando los bandidos salieron de la cueva, nosotros nos adentramos en ella y vimos todos aquellos tesoros. Dante buscaba como desesperado algo entre aquellas joyas y cofres, yo, al ver que no decía nada me puse a decir que si no hablaba me iba de allí, pero él seguía con la misma actitud. Me giré hacia la entrada de la cueva y me fijé en que alguien se acercaba. Miré a Dante y tenía en la mano un extraño fruto y, por su forma, determiné que se trataba de una Fruta del Diablo. El muchacho la mordió ante mi atónita mirada y cuando miró hacia mí, se dio cuenta de que los bandidos habían vuelto. El que parecía su jefe, muy enfadado preguntó qué hacíamos allí, yo intenté hacerme el loco, pero cuando el jefe vio la fruta mordida en el suelo, exclamó: "¡La Fruta del Diablo! ¡¿Cómo os atrevéis a morderla?! ¡Íbamos a venderla por un buen postor!". Ambos nos asustamos mucho y, para quitármelos de en medio y salir huyendo les ataqué usando el poder que me dio la Fruta del Diablo que comí hace dos años. Tomé la mano de Dante y me lo llevé corriendo, se podía oír al jefe de los bandidos ordenar a sus subordinados que me persiguieran. Sin parar hacia la playa donde había naufragado, pero me di cuenta de que mi Little Raven estaba destrozado. Dante, entonces, me dijo que él tenía un pequeño barco en la parte este de la isla.

Justo cuando alcanzamos el barco, los bandidos llegaron antes que nosotros y nos estaban esperando allí, por tanto nos atacaron y yo, otra vez me dispuse a atacar, pero justo antes, Dante se transformó en un león y les atacó en mi lugar. Gracias a su acción pudimos embarcar, cuando el jefe de los bandidos llegó donde nosotros, se quedó muy serio mirando como nos escapábamos.

En el barco, Dante, respiró tranquilo, y le pregunté qué había pasado. Él me explicó que estaba tras el poder de una Fruta del Diablo y se enteró que esos bandidos la habían encontrado, por lo que vino a esta isla a por ella para comérsela y obtener su habilidad, aunque en medio de ese plan naufragué yo con mi pequeño barco. En ese momento me presenté como Albertzinni Magnus, un pirata que quería hacerse con el One Piece ya que hacerse con ese tesoro sería como ser el hombre más libre del mundo, y le ofrecí, además, un puesto en mi banda, aunque por ahora sólo seríamos él y yo solo. Dante aceptó jurándome lealtad por haberle ayudado a escapar de los bandidos.

Capítulo 2: Carta de navegación

Esta mañana, tras desayunar, Dante me advirtió que para encontrar el One Piece debíamos viajar a Grand Line, conocido también como "El Cementerio de los Piratas". Le dije que es cierto pero yo no poseía ninguna carta de navegación para viajar hacia ese lugar, Dante casi me mata cuando se lo dije.

Al poco tiempo tras el desayuno, pudimos ver un pequeño islote donde había una chica digna de ver en la playa. Al desembarcar, ella se nos acercó y nos preguntó si la podíamos llevar, su barco había naufragado tras una tormenta antes de ayer y estaba destrozado. Nosotros aceptamos llevarla. Ella se nos presentó como Valentina Argiria, curiosamente cuando se subió al barco las maderas crujían por donde ella pasaba, el barco incluso, se hundió medio metro en el mar, Dante y yo nos preguntamos cómo podía ser eso posible si la chica era delgada y no parecía muy pesada. Ella nos dijo que tenía que llegar a la isla donde le habían robado su tesoro, la Isla Iron Skull. Nosotros también nos presentamos ante ella como los Piratas Alquimia.

Le preguntamos por qué parecía pesar tanto si era delgada y ella respondió que de pequeña ella comió la Fruta Azo Azo, que la ha convertido en una Mujer de Mercurio y su densidad corporal es la misma que la del mercurio metálico, también nos dijo que era una pirata y que quería viajar a Grand Line. Al ver que coincidía con nosotros en esa idea, le ofrecí ser parte de mi tripulación, al principio se mostró reacia ya que ella quería tener su propia tripulación pero al final aceptó.

Ya casi veíamos la isla cuando otra tormenta nos acechó y acabamos en dicha isla de mala manera. Al despertar al poco tiempo, pude ver que habíamos naufragado en la isla, el barco tenía algunos daños pero eran reparables. Desperté a Dante y a Valentina para ir a por aquello que le habían robado a Valentina. Ella me señaló a un acantilado con una cueva, allí era donde unos bandidos le habían robado su tesoro, ella preguntó cómo llegaríamos allí arriba, pero yo le respondí que les llevaría a la entrada de la cueva, entonces usé mi poder, mi técnica Pentagrama: Music Road y les llevé.

En la cueva estaban tres bandidos transportando unos cofres, entonces, Valentina les vociferó que le devolvieran su tesoro, los bandidos se negaron a ello y fueron a atacarle con sus espadas, pero por alguna razón, las espadas y las balas no le afectaban a la chica. Fue entonces cuando yo me di cuenta que comió una Fruta del Diablo tipo Logia, cuando me dijo el nombre de su habilidad no sabía nada acerca de ella pero no me imaginé que era de tipo Logia. Los bandidos se quedaron asustados, entonces ella utilizó una técnica llamada Abrazo Metálico y les dejó fuera de combate en un instante. Seguidamente fue a buscar su tesoro y de uno de los cofres sacó una hoja de papel, se vino hacia nosotros y nos dijo que ese era su tesoro. Para nuestra sorpresa era una carta de navegación hacia Grand Line. También aprovechamos y nos llevamos todos los demás tesoros y joyas para que nos fueran de utilidad.

Tan pronto como salimos de la cueva, nos fuimos a reparar el barco para poder ir ya hacia Grand Line, pero nos hacía falta algo de material, así que fuimos a buscar por la isla. Encontramos algunos materiales que eran de utilidad pero no lo suficientemente fuertes como para ir a Grand Line. Valentina nos dijo que cerca de esa isla había un puerto donde podríamos comprar provisiones y arreglar el barco, Puerto Coral, en la Isla Coral. Seguidamente desembarcamos y nos dirigimos hacia allá.

Capítulo 3: Puerto Coral

Durante la travesía, Valentina me preguntó por mi pasado, de dónde venía, y, de pronto, mi mente empezó a recordar aquel fatídico incidente en cierta isla, y sólo acabé diciéndole que mi hogar estaba en el West Blue.

Momentos más tarde, Dante avisó que había avistado tierra, yo corrí hacia la proa del barco y vi que ya estábamos en aguas de Isla Coral y que el pueblo que se veía frente a nosotros era Puerto Coral. Desembarcamos en la costa, cerca del pueblo, ya que al ser piratas, las autoridades y la Marine nos iría a atacar. Al llegar los tres al pueblo quedamos fascinados con los edificios que brillaban al sol, todos tenían incrustados pequeños cristales en las paredes que les hacían brillar, fuimos al astillero para ver si tenían materiales y tiempo para nosotros. Según Dante, algunos de los carpinteros navales de Puerto Coral habían sido piratas en el pasado y otros estaban metidos en asuntos de los Bajos Fondos del West Blue.

Al astillero un capitán pirata muy enfadado gritando que quería venganza por lo que le habían hecho a su barco, según él, en lugar de limitarse sólo a arreglarlo, lo pintaron y le sustituyeron el diseño de la nave por un diseño mucho más femenino. Uno de los capataces le dijo que eso es lo que le pasa a aquellos que no pagan. Nosotros tres nos quedamos patidifusos ante lo que habíamos escuchado. El capitán pirata, conocido como Lacuba con una recompensa de Beli17.000.000, les intentó atacar muy enfadado pero uno de los carpinteros allí presentes colocó varios clavos en el aire y con un martillo los disparó hacia el enfadado capitán derrotándole en un instante. Nosotros tres nos quedamos sorprendidos por lo que acabábamos de ver, cómo era posible que ese hombre pudiera "clavar" clavos en el aire.

Yo hablé con ese carpintero para ver si nos podían arreglar el barco, él dijo que no había ningún problema siempre y cuando pudiésemos pagarlo y accedió a acompañarnos hacia el barco.

Mientras tanto, en el ayuntamiento del pueblo, el gobernador estaba siendo informado por alguien de que una pequeña banda de piratas había llegado hacía unas horas a Puerto Coral. El gobernador, entonces, ordenó el arresto de esos piratas.

Capítulo 4: Sulphur Lion

Al ver el barco, el carpintero no podía creer que estuviera en tal estado y nos preguntó si habíamos superado alguna tormenta, Dante le confesó que si, un día antes de conocerme. El carpintero, que se nos presentó como Fest Nailen subió a la nave y empezó a inspeccionarlo por dentro. Al acabar nos dijo que era más grave de lo que él se pensaba y que iba a tardar en arreglarlo. De pronto, Dante cayó al suelo inconsciente y Valentina y yo nos alarmamos, al mirar hacia nuestra espalda, había tres hombres muy extraños, uno de ellos tenía una pistola en las manos, al ver eso pensamos que Dante estaba muerto pero cuando nos dimos cuenta tenía un dardo. Ambos nos empezamos a enfadar, entonces, Nailen salió del barco y cuando vio la escena, nos advirtió de que huyéramos que eran agentes de Sir Francis Prince el gobernador de Puerto Coral. Tanto Valentina como yo nos quedamos extrañados y usé mi técnica Impacto Musical para poder retrasarles y que nos diese tiempo a escondernos.

Una vez escondidos, Nailen nos dijo que desde hace un año el Gobierno Mundial puso en el puesto de gobernador de la isla a ese tipo y que gobernaba con mano de hierro, nos reveló que no se sabe cómo pero que tiene a todo el mundo vigilado todo el tiempo y que a los carpinteros de la isla les tiene trabajando forzadamente en el astillero en condiciones nefastas ya que habían sido piratas o ladrones en el pasado. Francis Prince era un tipo detestable que es capaz de llegar a torturar y matar por dinero.

Yo, por curiosidad, le pregunté cómo pudo clavar clavos en el aire y me respondió que era gracias a la Fruta Sume Sume que le permite clavar en el aire cualquier cosa y desenclavarla cuando quiera. Seguidamente nos dijo que debíamos escondernos y esconder el barco antes de que los hombres de Prince lo desmantelaran. Le hicimos caso y los tres nos fuimos donde el barco a esconderlo en otra parte de la costa. Nailen leyó en uno de los laterales el nombre del barco "Sulphur Lion" y le llamó la atención. Le expliqué que significa "León de Azufre" y que podría tener que ver con uno de los principios de la alquimia.

Mientras tanto, Dante fue llevado ante el gobernador y despertado de un tortazo en la cara. El gobernador, una figura delgada y oscura, le preguntó quién era y qué estaba haciendo en su isla si era un sucio pirata. Dante no le respondió, sólo le dijo que le mataría cuando pudiera liberarse de las esposas de Kairoseki. Esto molestó a Francis Prince y por algún motivo un polvo de vidrio comenzó a girar alrededor de Dante, cosa que le sorprendió y no se esperaba en absoluto.

Capítulo 5: El Gobernador Sir Francis Prince

Dante cayó al suelo desangrándose a causa, al parecer, del extraño polvo y Prince ordenó a sus guardias que encerraran al muchacho en una celda del sótano del edificio. Francis Prince era una persona alta y delgada vestido con buenos ropajes hechos de Seda de la Aurora, un extraño y caro tipo de seda que únicamente se encuentra en la Isla Telar, color corinto y cuellos blancos, solía llevar una capa del mismo color con el símbolo del Gobierno Mundial en color blanco. Llevaba unos pantalones negros ajustados acabados en unos finos zapatos del mismo color acabados en punta. Prince ordenó a sus guardias la detención inmediata de nuestra banda al salir del edificio.

Ya escondido el barco, pregunté a Nailen por qué puso esa cara de pesar cuando le pregunté por el gobernador, me respondió que justo después de la Guerra de Marineford el Gobierno Mundial puso a Francis Prince como gobernador de Puerto Coral, pero a los dos meses de estar en el cargo comenzó a abusar de sus privilegios y encareció los impuestos muchísimo. Incluso llegaba a fusilar o desterrar a quien no podía pagarlos. En los cargos importantes del pueblo metió a sus amigos, que también abusaban. Tiene a todo el pueblo amenazado ya que, la primera vez que mató a alguien para dar una lección mostró algo increíble. Yo me pregunté qué sería y Nailen siguió diciendo Prince había comido una Fruta del Diablo que le convierte en vidrio y que esa es la razón por la que hay vidrio incrustado en todos los muros de los edificios, cuando el gobernador descubrió que él tenía el poder de "clavar" fue quien se encargó de incrustar los cristales en los muros. Por alguna razón, Prince sabe todo lo que pasa en la isla, la gente cree que tiene informadores y espías por todas partes.

Valentina y yo nos quedamos sorprendidos por la historia que Nailen acababa de contar, ahora teníamos dos objetivos. Rescatar a Dante y arreglar el Sulphur Lion para continuar nuestro viaje.

Mientras tanto, por la costa se acercaba un barco de la Marine, al parecer comandado por un Comandante de la Marine.

Capítulo 6: Al rescate

Los tres nos dividimos las tareas que teníamos que realizar, Nailen se quedó en el barco arreglándolo y nosotros dos, Valentina y yo, fuimos en busca de Dante. Nailen nos dijo que en la colina más alta de Puerto Coral se encontraba la casa del gobernador. Mientras corríamos, guardias de toda la ciudad nos perseguían y por alguna extraña razón siempre se nos adelantaban, era como si estuvieran vigilándonos todo el tiempo.

En la mazmorra de la casa de Prince, el gobernador comentaba a Dante lo inútiles que eran sus compañeros de tripulación, Dante se sentía impotente ante la situación. El chico estaba bastante herido por el ataque de antes, tenía incluso algún trozo de vidrio clavado en su cuerpo.

— ¿De verdad piensas que van a llegar hasta aquí esos dos? —Preguntaba Prince con una sonrisa diabólica.

— Es una pena que no pueda soltarme para darte la paliza de tu vida, niño pijo —respondió el pirata.

Prince se reía por sus palabras y continuó:

— Tarde o temprano serán detenidos, todas las calles están llenas de vidrio y gracias a este poder puedo observar todo lo que pasa, es decir, tengo tantos ojos como trozos de vidrio haya en este pueblo. ¡Mis guardias siempre se adelantarán a ellos! —Acabó y oyó sonar un Den Den Mushi.— Espera un momento.

Prince subió a su despacho a responder a la llamada.

Valentina y yo seguíamos corriendo por las calles, ambos derrotábamos a los guardias con más o menos facilidad mientras subíamos la colina con nuestros respectivos poderes. Hasta que, cansado, le propuse algo a Valentina:

— Valentina, tengo una idea, me va a desgastar mucho, pero es una idea —Le decía entre respiración y respiración.— Vamos a subir en un momento a aquella mansión ¡Pentagrama! —Puse la mano abierta con los dedos señalando hacia mis pies y produje cinco rayos de luz verdosa que tocaban el suelo.— ¡Sujétate bien a mí!

— Pero... ¿Qué vas a hacer? — Preguntó confundida la chica.

— Ahora lo verás, Music... — Levanté la mano para señalar con los dedos hacia la no muy lejana mansión estirando el Pentagrama más o menos hacia ella.— ¡Road! — Ambos nos movimos a la velocidad del sonido encima de los rayos de luz hasta llegar a la puerta de la mansión de Prince, aunque el aterrizaje que tuvimos fue algo forzoso.

En la mazmorra de la mansión, Dante vio algo nunca visto para él, vio salir una persona muy pequeña de un agujero. Ambos se sorprendieron al verse las caras.

— ¡¿Qué eres tú?! —Se sorprendió Dante.

Capítulo 7: Lupine, el "Lobo Albino"

El barco de la Marine atracó en el puerto y el Comandante desembarcó presentándose como el Comandante Lupine, el "Lobo Albino". Lupine es un hombre alto con el pelo negro y peinado hacia arriba, tiene unas patillas grandes y también hacia arriba, se deja también una perilla. Tiene un sombrero con cara de perro y el emblema de la Marine en su copa, además de unas orejas de lobo. Va vestido con un uniforme oficial de la Marine y una capa como parte de dicho atuendo.

— ¡Vaya lobitas que estoy viendo! ¡Auu! —Exclamó Lupine al ver a dos chicas del puerto.

— ¡Comandante! —Llamó un marine.

— ¿Si, recluta?

— ¡El gobernador Sir Francis Prince está esperando en su mansión!

— Bien, vamos.

Mientras tanto, en la puerta de la mansión, los guardias salieron del edificio dispuestos a detenernos, pero Valentina nos defendíamos como podíamos. Los guardias nos disparaban pero a Valentina no le afectaban las balas debido a sus poderes tipo Logia y yo me protegía de ellas usando mi Escudo Pentagrama.

Al mismo tiempo, dentro de la mansión, Francis Prince estaba enfadado por la llegada del Comandante Lupine al pueblo.

— Maldito Lupine... arruinaste mis planes hace un año...

— ¡Mi señor! —Le llamó un guardia de la mansión.

— ¡¿Qué pasa, idiota?!

— ¡Tenemos problemas en la entrada principal! ¡Los piratas... están aquí!

— ¿Cómo dices? —Se sorprendió y se enfadó aún más— Voy a tener que hacerme cargo de ellos personalmente, les llevaré junto a ese idiota que secuestramos antes —Al decir estas palabras, apretó tan fuerte su mano que se resquebrajó cayendo al suelo finos trozos de lo que parecía vidrio—.

En la mazmorra, Dante hablaba tranquilamente con la misteriosa persona pequeña que se encontró:

— Entonces, ¿tú no eres de aquí? —Le preguntó Dante al pequeño personaje.

— Yo en realidad soy del Reino de Tontatta, que se encuentra en Green Bit. Fui engañado por mis captores y me trajeron aquí para trabajar como esclavo junto a varios de los míos en una pequeña mina de diamantes.

— ¿Trabajas para ese tal Francis Prince?

— Si, y no podemos escapar de ninguna forma, por alguna razón parece que siempre nos vigilan. Por favor, tienes que ayudarnos, queremos volver a Green Bit —Acabó entre lágrimas.

Capítulo 8: Fruta Onga Onga

En la puerta de la mansión de Francis Prince, mientras nos atacaban, acabé por pedirle a Valentina que se adelantara y se adentrara en la mansión para buscar a Dante. Yo me encargaría de los guardias:

— ¡¿Cómo es posible que las balas no le afecten?! —Se sorprendía un guardia que me estaba disparando.

— ¡Esa chica se ha convertido en un líquido color metal, es como una especie de metal líquido y se está escapando! —Avisaba otro guardia.

— No me afectan las balas porque estoy usando un escudo... un escudo de sonido —todos los guardias se quedaron patidifusos por la explicación que yo comenzaba a darles—. Mi música es diferente a la música normal.

— Pero... no se oye nada, ¿a qué música te refieres? —se preguntaba uno de los guardias.

— La Fruta Onga Onga me otorga el poder de reproducir cualquier melodía que haya oído antes a placer y la posibilidad de controlar su energía a mi antojo haciendo que tenga diferentes efectos. Soy capaz de producir todo tipo de ondas sónicas, desde sonido normal, hasta ultrasonidos, la música que ahora estoy reproduciendo es ultrasónica, es por eso que mi habilidad está activada mientras no se oye nada —expliqué—. Las ondas que producen arañazos, cortes, impactos o escudos, son las hiperondas, son unas ondas nunca estudiadas por la ciencia. Gracias a la energía de estas ondas, puedo producir estos rayos color verde y dependiendo de su energía puedo cambiar de color estos rayos.

— ¡¿Impactos?! ¿También puedes golpear? —Curioseaba otro guardia.

— Si, así —Giré mi cadera hacia atrás con mi palma señalando al guardia— ¡Impacto Musical! —Pronuncié y giré otra vez la cadera hacia el enemigo estirando el brazo hacia él. A pesar de la distancia que había, tres guardias fueron movidos por el impacto de sonido unos metros hacia atrás para sorpresa del resto.

Los demás guardias se dispusieron a atacarme al mismo tiempo y yo usé mi Pentagrama para elevarlos:

— ¡Crescendo Mezzo Piano! —Al llegar a un punto muy alto encima del Pentagrama continué— ¡¡Diminuetto Fortissimo!! —El Pentagrama se colocó por encima de ellos y los chocó contra el suelo rápidamente.

En la mazmorra de la mansión, Valentina había conseguido colarse por una reja y había conseguido llegar donde estaba Dante y el enano.

— ¿Dante?

— Si, aquí estoy —contestó Dante seriamente.

— ¿Eh? ¿Qué tienes subido en el hombro?

— ¿Esto? Ah, es un enano esclavo de Prince. Me ha pedido que le rescatemos a él y a sus compañeros.

— ¿Esclavo?

— No me he presentado —comenzó el enano— mi nombre es Piro, soy un habitante del Reino de Tontatta y fui vendido a Francis Prince como esclavo para trabajar junto a mis compañeros en una mina de diamantes que hay bajo la mansión.

— ¿Diamantes? ¿Aquí? —indagaba nerviosa Valentina.

— ¡Eh, mujer metálica! ¡Libérame! —Le ordenó Dante a Valentina de mala manera.

— Pero, ¿tú quién te crees que eres para hablarme así? ¡A las mujeres hay que hablarles con educación y delicadeza!

— Soy el primero de abordo, además, ¿qué vas a ser tú delicada si pesas más de diez veces más que un humano normal?

— ¿Me estás llamando "gorda"?

— No, te llamo "pesada".

Las esposas de Kairoseki de Dante cayeron al suelo y tanto él como Valentina se quedaron callados preguntándose qué había pasado. Pero entonces se dieron cuenta de que mientras discutían, Piro había ido a por una llave para abrir las esposas.

En la puerta de la mansión, Sir Francis Prince se acercaba a la puerta principal lentamente con una sonrisa de extrema confianza en su rostro mientras yo le observaba fijamente bajar por las escaleras.

Capítulo 9: Enfrentamiento

Al salir el gobernador de Puerto Coral a la puerta de su mansión me sonrió maliciosamente aún más.

— Vaya... así que tú eres uno de los piratas que han llegado a mi propiedad.

— Y tú el que está tiranizando este pueblo —le contesté.

— Más vale que me hables con educación, tengo a uno de tus amigos conmigo y además no eres rival para mí —acabó y empezó a generar vidrio por todo su cuerpo.

— Eso ya lo veremos —Alcé mi mano al frente y pronuncié— ¡¡Impacto Musical!!

En cuanto la onda dio en su objetivo, Prince se rompió en pedazos, cosa que me hizo confiarme. Cuando pasé corriendo los trozos de él para entrar en la mansión, algo me agarró la pierna derecha, al mirar, vi un brazo sujetándome mientras los demás trozos de lo que parecía vidrio se recomponían para formar el cuerpo de Prince de nuevo. Este hecho me sorprendió muchísimo, era parecido al poder de Valentina.

— ¿Crees que con eso me harás algo?

— ¿Cómo?

— Comí la Fruta Gara Gara, una Fruta del Diablo de tipo Logia que me convirtió en un "Hombre de Vidrio" —explicó mientras acababa de reconstruirse—. Observa esto ¡¡Flechas de Cristal!! —Alzó la mano derecha al frente y de la palma comenzaron a salir disparados muchos trozos de vidrio a gran velocidad hacia mí.

No me dio tiempo a esquivarlos ya que Prince estaba demasiado cerca y me hicieron bastante daño. Francis Prince se reía al mismo tiempo.

— Eres una basura, no tienes posibilidades contra mí, ¡mírame soy invencible! ¡Nadie puede tocarme!

En la mazmorra de la mansión, Dante y Valentina habían salido de la celda gracias a la ayuda de Piro. Mientras el enano iba a liberar a sus compañeros de la mina de diamantes, Valentina y Dante subieron por unas largas escaleras hasta la planta baja de la mansión. Tras subir llegaron a un salón con grandes ventanales desde donde, al oír ruido en la puerta principal del edificio, me vieron a mí y a Francis Prince luchando.

— Valentina, busca una salida, vamos a sacar de aquí a los enanos —le dijo Dante.

— Pero, ¿no crees que ellos ya habrán salido de aquí?

— No, no hay ninguna otra salida en el sótano, según me contó Piro, la única entrada a la mina estaba en la mazmorra y que no habían podido salir de aquí antes por culpa de que parecía que les vigilaban con los vidrios incrustados en las paredes. Mientras ese tío esté distraído tenemos la oportunidad de liberarles y escapar de aquí.

— Bien, encontraré una salida —confirmó Valentina y ambos se separaron.

En la puerta principal, llegaba tranquilamente el Comandante Lupine cuando se encontró con una escena un tanto trágica. Yo me hallaba sangrando en el suelo mientras Prince estaba de pie mirándome con soberbia y con partes de su cuerpo resquebrajadas que volvían a la normalidad poco a poco. Un montón de guardias de la mansión en el suelo derrotados agravaban el drama de aquella escena que Lupine observaba fingiendo frialdad.

Capítulo 10: Delincuente

Mientras estaba tirado en el suelo, podía oír cómo conversaban el marine y Prince sobre un tema de hace aproximadamente un año, tras la Guerra de Marineford.

— ¿Qué es todo esto Francis Prince? —Interrogaba el comandante Lupine.

— Es un maldito pirata que se ha atrevido a entrar en Puerto Coral.

— ¿Un maldito pirata dices? ¿No será alguien intentando que no hagas de las tuyas de nuevo? —Indagaba Lupine mientras caminaba hacia Prince lentamente.

Prince se quedó extrañado por las palabras del comandante y le espetó que no era así, que yo había llegado a Puerto Coral y como trabajador del Gobierno Mundial estaba en su deber de capturarme. Lupine, por su parte sonrió levemente y le comenzó a decir:

— Siento haber sido descortés, pero es que no puedo fiarme de ti. Para mí sigues siendo un maldito tirano y delincuente —Prince se puso nervioso de nuevo por un momento— que tuvo aterrorizada a una isla entera.

— Maldita sea, ¡¡Cállate Lupine!! ¡¡Espada Vítrea!! —Prince puso recto su brazo derecho y en el lado exterior del brazo apareció un filo de vidrio con el que atacó al comandante.

Durante el altercado, Valentina hizo una salida por la parte trasera de la mansión rompiendo la pared gracias a su Puño Superpesado. Dante encontró al fin a Piro y sus compañeros y les llevó hacia donde estaba Valentina. Al salir todos los enanos, Piro le preguntó antes de salir que cuánto pesaba ya que le llamó la atención aquello que mencionó Dante de que ella era muy pesada. Valentina le respondió que ella pesaba su propio peso multiplicado por la densidad del mercurio, es decir, unos 650 Kg. Este dato sorprendió bastante al enano y salió, los últimos en abandonar el edificio fueron Dante y ella, quienes acompañaron a los enanos a la costa para que escapasen de allí.

En la puerta principal de la mansión, Lupine sufrió varias heridas graves, al igual que Prince. Yo, por mi parte, tras el pequeño descanso pude volver a levantarme. Entendí al fin cuál era la habilidad de la Fruta Gara Gara y sospeché de un posible punto débil.

— Así que aún puedes levantarte, ¿no, pirata?

— Así es... tirano de vidrio, esta vez no tendrás tanta suerte —acabé con una sonrisa maliciosa expresando seguridad en mi rostro.

Capítulo 11: Resonancia

Acabé por levantarme entre pequeños chorros de sangre que recubrían mi cuerpo y respirando con dificultad. Al fin acababa de descubrir el punto débil de sus habilidades.

— ¿Suerte? ¿Hablas de suerte? —me preguntaba burlonamente— Ni siquiera puedes tocarme gracias a mis poderes, ¿cuál ha sido el cambio que ha habido?

— La música puede tener muchos usos... aquí tienes... ¡el ejemplo! —Puse los dedos en forma de pistola— ¡¡Disparo Musical!! —De mis dedos salieron varias "balas" del mismo color que el Pentagrama que fueron directamente hacia un Francis Prince que se resquebrajó y se rompió.

Prince se recompuso rápidamente gracias al poder de la Fruta Gara Gara, yo, por mi parte, usé mi Pentagrama: Music Road para moverme hacia el interior de la mansión con el objeto de ver cómo les iba a Valentina y a Dante, pero Prince me lo impidió con su Huracán de Estrellas.

Dante y Valentina se despidieron de los enanos, quienes les estaban muy agradecidos por la ayuda recibida. Tras despedirse se dispusieron a ayudarme volviendo a la mansión.

Yo estaba rodeado por el Huracán de Estrellas de Prince, quien me lanzó su técnica Flechas de Cristal hiriéndome aún más. El gobernador se recompuso otra vez y comenzó:

— ¿Qué diferencia había respecto al combate de antes? Eres sólo un charlatán, —Acercó la cara a mí— como todos los malditos alquimistas... —acabó con una siniestra sonrisa.

Sus palabras me enfurecieron y le agarré de un brazo apretando también los dientes, le miré a los ojos y le dije: "Yo nunca miento". Entonces, parte del brazo que tenía agarrado se convirtió en arena.

— ¡¿Cómo?! —Se miró asustado Prince el brazo— Mi... brazo...

— El vidrio es arena en realidad... ese es tu punto débil... sólo controlas el vidrio, no la arena.

— ¡Maldito seas! ¡Espada Vítrea!

Cuando me intentó atacar con su otro brazo yo se lo detuve y continué diciendo:

— La música que es capaz de animar o entristecer el alma... la música, capaz de desequilibrar los cuatro humores del cuerpo humano o equilibrarlos de nuevo... la música, que encamina y pierde al espíritu... la música, que penetra en las cosas... ¡¡Esto es la Alquimia Musical!!

— ¡¿Cómo?!

Entonces le puse la otra mano en el pecho y acabé:

— ¡¡Resonancia!! —El cuerpo de Prince comenzó a vibrar fuertemente hasta que explotó transformándose casi entero en arena— Tu gobierno estaba resquebrajado desde el momento en el que mi banda y yo llegamos a esta isla...

El cuerpo de Prince en el suelo derrotado volvió a recomponerse y su habilidad fue anulada debido al estado de su consumidor.

Capítulo 12: Despedida

El Comandante Lupine se levantó como pudo y se quedó unos segundos mirando al derrotado Francis Prince.

— ¡Eh, pirata! ¿Sabes lo que acabas de hacer?

— Pues derrotar a este tío.

— Acabas de dejar inconsciente a un enviado del Gobierno Mundial, eso es un delito grave, mi obligación es detenerte por piratería y hacer lo que has hecho, pero mi sentido de la justicia me dice que debería dejarte libre —Al decir estas palabras me extrañé mucho—. Él era un tirano que tenía casi esclavizado a todo Puerto Coral. Gracias por haberle derrotado, esta vez creo que podremos detenerle.

— ¿Y por qué me cuentas todo esto?

— Porque llevo persiguiéndole desde hace tiempo. Él fue el director de una organización criminal algo famosa en el West Blue, pero fue desmantelada por un pirata que ahora está en el Nuevo Mundo y casi es detenido, pero por alguna razón desconocida, el Gobierno Mundial le liberó y le puso a gobernar en Puerto Coral.

En medio de la charla, Valentina y Dante aparecieron y me llamaron para ir al barco, que ya estaba arreglado.

— Por cierto, una cosa más pirata... vete antes de que te detenga por piratería y por agredir a alguien del Gobierno Mundial.

— Gracias —Acabé con una sonrisa.

Me reuní con Valentina y Dante y los tres nos fuimos hacia el barco. Allí, Nailen ya lo tenía todo preparado, el Sulphur Lion estaba fijado sobre el aire encima del agua. Según el carpintero, lo había reforzado con un poco de Wapometal para soportar el peso de Valentina, además le había incluido dos cañones más en cubierta y tenía provisiones. Le preguntamos si quería dinero y nos dijo que nos lo ha hecho gratis por liberar a Puerto Coral de Francis Prince. Seguidamente lo botó desactivando su poder. Le propuse unirse a la tripulación, pero se negó, dijo que tenía cosas que hacer en Puerto Coral pero que más adelante se iría a surcar los mares con su propio barco porque quería conocer Water 7 para poder pasar el examen de la Galley-La Company. Entonces, nos despedimos de él y zarpamos a la siguiente aventura.

Pero, en algún oscuro lugar del mar, sobre los restos de cierta isla alguien se encuentra vigilando...

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar